Manualidades, literatura y la tradicional comida de hermandad reunieron a decenas de villarroyanos en este Puente de la Inmaculada. 

IMG_20191207_185150.jpg - 540.99 kb

Como una tradición instaurada desde hace varios años, el primer fin de semana de diciembre se ha convertido en una de las fechas elegidas por los vecinos de nuestro pueblo para reunirse en Villarroya del Campo. Y aunque el frío no nos abandonó en ninguna de las actividades, nos las supimos apañar para disfrutar una vez más de todo lo que había preparado el ayuntamiento de nuestro pueblo. 

El viernes y el sábado hicieron de nuestra Sala Multiusos una improvisada galería de arte. A las órdenes de Raquel Pujol, pudimos aprender a decorar libros y álbumes con la técnica del scrapbooking. Diferentes recortes, tipos de papel y adornos para conseguir que nuestras estanterías estén mucho más decoradas. 

La literatura fue la protagonista de la tarde del sábado. Javier Vázquez, presentador en Aragón Radio y escritor, se acercó a nuestro pueblo para presentar su última novela, Tango para una asesina. Ambientada en la Zaragoza de principios del siglo XX, la última historia de Javier viene cargada de misterio, música y detalles de la capital maña que nos pegarán los ojos a las páginas hasta que conozcamos el sorprendente desenlace. Y como el hambre no se quedó solo en los hoteles de Tango para una asesina, los villarroyanos disfrutamos de un chocolate caliente acompañado de un delicioso bizcocho, también de chocolate, hecho por Salva y Muriel. 

Los encargados del Club Social prepararon también la Comida de Hermandad del domingo. Un exquisito menú con judías a la marinera como plato principal, regadas con sangría y endulzadas en el postre por una tarta de queso bañada en mermelada de frutos del bosque. 

IMG-20191208-WA0028.jpg - 102.06 kb

El cierre de las actividades lo pusieron los cantadores Julio Latorre y Belén Montorio, que lucieron lo mejor de su repertorio en un Salón de Plenos lleno para la ocasión. La inesperada aparición del Jaque de Mainar puso el broche de oro a una gran demostración de lo mejor de la jota aragonesa.